¿Qué es Reiki?

 

 

La definición de Reiki es la siguiente: Reiki, del japonés reiki (霊気 o レイキ, 'reiki' poder espiritual, atmósfera misteriosa) es una práctica considerada como medicina complementaria y alternativaque trata de lograr la sanación o equilibrio del paciente a través de la imposición de las manos del practicante, canalizando "energía vital universal" a través del cuerpo bioenergético humano.


 

¿Qué quiere decir la definición anterior?, pues que reiki es energía en sí mismo y trabaja a ese nivel. Reiki interactúa con los distintos cuerpos físicos y energéticos de nuestro cuerpo de forma que no solo los pone en contacto de forma correcta, si no que además los equilibra y armoniza. Veamos de forma más profunda la palabra “reiki” en sí.

 

Reiki es una herramienta o técnica de crecimiento personal muy eficaz y sencilla de aprender y practicar, que procede del Japón de los años 20, basada en la canalización de Energía. Se trata de canalizar la llamada Energía Vital Universal, la energía que impregna la totalidad del Universo y a todos los que formamos parte de él, incluidos, por supuesto, los seres humanos.

 

 

Existe también la faceta terapeútica de Reiki, aplicándolo sobre otras personas e, incluso, los animales y las plantas. ¿Cómo?: colocando las manos en distintos puntos del cuerpo físico y actuando como mero canal de la energía y potenciando el poder autocurativo de cada paciente. Aunque esta es la faceta más conocida de Reiki, podemos afirmar que tan solo represnta un 20% de su potencial aplicación.

 

 

El hecho de colocar las manos sobre el cuerpo, para reconfortar y disminuir los dolores, es un simple instinto humano. Cuando sentimos dolores, lo primero que hacemos es colocar intuitivamente las manos sobre la zona que nos está doliendo, distribuyendo calor, serenidad y curación.

 

 

Esa energía vital, de la que venimos hablando y que genera esas sensaciones de calor, por ejemplo, ha recibido distintos nombres en cada cultura: los polinesios la llaman mana; los indios iroqueses americanos, orenda; en la India se la conoce como prana; en hebreo es ruach; baraca en los países islámicos; chi en China; en el Japón, a esta energía se la conoce como ki, etc, etc.

 

 

En el Tíbet existen registros de técnicas de curación por medio de las manos desde hace más de ocho mil años. Esas técnicas se expandieron por Grecia, Egipto, India y otros países, a pesar de que la técnica permaneció perdida durante los últimos dos milenios.

 

 

Aunque gran parte de la historia del sistema Reiki puede quedar relegada al mito o a hechos que no son comprobables, por fortuna, en los últimos tiempos han aparecido ciertos factores que han aportado mucha información al respecto. Entre estos podemos citar el descubrimiento de la piedra conmemorativa de Mikao Usui en 1994; los manuales japoneses de enseñanza; antiguos alumnos que todavía están vivos y el Usui Reiki Ryoho Gakkai (o Sociedad del Método de Sanación Energética Espiritual Usui. Parece que fue creada por Mikao usui en 1922 y todavía existe, teniendo su séptimo presidente).

 

 

Debemos tener en cuenta que su fundador, Mikao Usui nació en un mundo de cambios fundamentales. El emperador Meiji (1852-1912) introdujo al Japón en la modernidad y la industrialización, después de más de dos siglos de aislamiento nacional o sakoku respecto al resto de la raza humana. Incluso el cristianismo, que había sido proscrito durante este periodo de aislamiento, bajo pena de muerte, fue legalizado en 1877.

 

 

Este entorno histórico explica ciertos avances en las enseñanzas de Mikao Usui, al igual que el impacto de la Segunda Guerra Mundial en la evolución del sistema de Reiki en Occidente.

 

 

No es una religión, aunque hay practicantes que, por sus creencias religiosas, identifican esa energía vital universal con algún dios personal, pero insisto, eso no significa que Reiki forme parte de ningún sistema de creencias determinado. El Maestro Usui siempre quiso dejar muy claro que Reiki no pertenecía a ninguna religión, ideología o grupo de personas. Así pues, quiero recalcar mucho que no es un sistema religioso que proponga restricciones ni tabúes. No precisa talismanes, rezos, mentalizaciones, visualizaciones, fe, ni ningún objeto, para su aplicación práctica.

 

 

El Reiki se encuentra al alcance de todos, todos podemos ser un canal de Reiki; no existe límite de edad, ni exige ninguna condición previa. El entrenamiento de la técnica no dura mucho, y cada nivel puede enseñarse en seminarios de un solo día.

 

 

La técnica es segura, sin efectos secundarios ni contraindicaciones, siendo compatible con cualquier otro tipo de terapia o tratamiento.

 

 

Tras la sintonización energética (iniciación o “reiju”) que ocurre durante el curso o seminario, usted podrá aplicar Reiki, inmediatamente, durante el resto de su vida, a pesar de que deje de practicarlo durante un largo periodo; y no existe la necesidad de una nueva activación para el mismo nivel.

 

 

El Reiki es semejante a una onda de radio, y puede aplicarse adecuadamente en el mismo lugar o a distancia. Está por encima del tiempo y el espacio, permitiendo de esta forma reprogramar acontecimientos pasados y coordinar acontecimientos futuros.

 

 

La energía no es manipulativa; el practicante coloca simplemente las manos y la energía fluye en la intensidad y en la calidad determinada por quien la recibe. No es necesario desnudar al paciente durante la aplicación, pues la energía penetra a través de cualquier cosa. El terapeuta no necesita conocer el diagnóstico de la patología para efectuar con éxito el tratamiento.

 

 

El Reiki energiza y no desgasta al practicante, pues la técnica no utiliza el “Chi” o “Ki” del practicante, y sí la Energía Vital del Universo.

 

 

Es un recurso óptimo para equilibrar los siete chakras principales y suele aliviar rápidamente los dolores físicos.

 

 

Considera a la persona de forma holística, en los cuerpos físico, emocional, mental y espiritual, no teniendo en cuenta solamente la supresión de la patología, sino devolverla a un estado natural y deseable de bienestar y felicidad.

 

 

La práctica Reiki está incorporada al contexto de las prácticas terapéuticas alternativas reconocidas por la Organización Mundial de la Salud (O.M.S).

 

 

Puede utilizarse tanto en el tratamiento de uno mismo, como en el tratamiento de otras personas, plantas y animales.

 

 

 

 

 

 

Con mi Maestro, Víctor M. Fernández Casanova

Lápida conmemorativa en la tumba de Mikao Usui

Curso de Reiki 1 (Shoden) a personal sanitario. Junto mi Maestra Diana Llapart, presidente de la AMTH.

Sogyal Rimpoché

Curso de Maestría en CA LA TONA (Vic)