La magia de la Aceptación

La experimentación ha demostrado que, cuando tú aceptas la realidad tal como es, se produce un cambio interno que te libera del sufrimiento. Mientras que la no aceptación, de las situaciones o de las personas tal como son, conduce a la lucha para tratar de cambiarlas, y, en este empeño lo único que puedes conseguir es aumentar tu cuota de frustración. Ten en cuenta que, a mayor terquedad y rebeldía, más intensa y traumática será tu experiencia de fracaso.

 

Tu presencia en la Tierra tiene un solo propósito: aprender a conectar con la frecuencia de la felicidad interna, independientemente de lo que suceda en la realidad externa.

 

Cada situación que se te presenta ha sido diseñada con la mira puesta en ese aprendizaje. Si tu mente se enfoca en oposición y rechazo, cuenta con que tendrás que vivir la experiencia completa, hasta superarla. Mientras que si aceptas de antemano aquello que crees que te puede causar sufrimiento, no será necesaria la vivencia, porque has invalidado su razón de ser, ya que nada tendrá para enseñarte.

 

El primer paso para disolver y transformar una posible condición indeseable es la aceptación. Pero si ya tus peores miedos han creado tu realidad presente, y ahora deseas que se disuelva esa experiencia, es necesario que te enfoques en descubrir cuál es la correspondencia que creaste para obtener esos resultados, y además hagas los ajustes necesarios en el mundo de las causas. Solo así podrás completar tu aprendizaje, liberarte del sufrimiento y trascender a una realidad más satisfactoria, creando nuevas oportunidades.

 

Una vez que los resultados se manifiesten, de nada servirá lamentarse. Su única opción, para trascender su nivel de malestar, es aceptar la lección, y preguntarse ¿qué he hecho yo para merecer esta experiencia? Una vez que comprendas cuál fue tu error, en el mundo de las causas, y lo corrijas adecuadamente, el aprendizaje estará completo y tu realidad cambiará para procurarte una situación más favorable.

 

Hay hechos que podemos cambiar, pero hay otros que son inmodificables. Cuando no está en mis manos alterar una situación es porque hace parte de la pedagogía divina, diseñada para mi aprendizaje. Es obvio que si te colocas en posición de no aceptación a la voluntad de la consciencia creadora, el camino que escoges estará bloqueado por el sufrimiento y el fracaso.

 

Pero tampoco la vida se trata de la inacción total y de la inercia, pues ese sería el extremo, opuesto, donde tampoco existe la sabiduría. ¿Cómo sé, si lo que yo hago está de acuerdo al plan divino? O, ¿si mi propósito va en oposición a la voluntad de la consciencia creadora? Simplemente pregunto a la vida, si tengo el apoyo del universo, cada detalle debe fluir y encajar en forma perfecta.

 

Si deseas transitar por el camino del sabio, tu pregunta clave es: ¿qué necesito aprender de la realidad que estoy viviendo?.

 

Si tu actitud es la de enfocarte en luchar contra aquello que la vida te da, comprende que estarás rechazando tus mejores oportunidades de superación y aprendizaje, y además vivirás estancado en las arenas movedizas del dolor y del fracaso.

 

Este texto me llegó por e-mail y parece ser obra de Hortensia Galvis, a quien no conozco.

 

Me parece bonito y, sobre todo, muy práctico.

 

Espero que os guste y comencéis a practicar la ACEPTACIÓN.

Con mi Maestro, Víctor M. Fernández Casanova

Lápida conmemorativa en la tumba de Mikao Usui

Curso de Reiki 1 (Shoden) a personal sanitario. Junto mi Maestra Diana Llapart, presidente de la AMTH.

Sogyal Rimpoché

Curso de Maestría en CA LA TONA (Vic)